viernes, 8 de diciembre de 2017

ENSALADA DE BROCOLI Y NUECES 




Hoy os traigo una ensalada templada de brócoli y nueces. Aunque ya tenemos frutas y verduras todo el año, la época natural del brocoli es ahora,  es verdura de invierno.

Cultivado en países mediterráneos , ya era conocido por los antiguos romanos; no en vano Plinio el Viejo que vivió entre los años 23 al 79 dc, habla de esta crucífera, a cuya familia pertenecen también coles, con todas sus variedades, coliflores y la más reciente romanescu,  un cruce entre coliflor y brocoli.

Hay diferentes variedades de brócoli.  El que habitualmente tenemos en el mercado y utilizamos se llama calabrese,  porque tiene su origen en esta región italiana.
El bimi, que a mi me encanta, son ramilletes sueltos , pequeñitos y con los tallos más largos y mucho más tierno que el calabrese.
El brocoli morado, yo no lo he comprado nunca porque no lo he visto , pero tiene un color precioso.

Tiene importantes propiedades anticancerígenas,  vitaminas A, C y E, zinc y potasio

Y para quedarnos todos tranquilos, a veces he tenido dudas si estaba pronunciando bien su nombre, y sí.  Podemos llamarlo,  brécol,  bróquil, bróculi o brócoli.  Según la RAE , todos son correctos.

Esta receta lleva beicon y en casa así les gusta, pero si se suprime es un plato totalmente vegano.

Manos a la obra.




INGREDIENTES (para 4 personas)

• 600 grs de brócoli en ramitos
• 150 grs. de beicon (los vegetarianos o veganos que lo supriman)
• 12 nueces peladas
• 1 cucharada de vinagre
• 2 cucharadas de mostaza de dijon
• aceite de oliva
• cebollino o perejil
• sal y pimienta





ELABORACIÓN 

• Cocer el brócoli al vapor hasta que esté tierno, pero no en exceso.  Al dente es lo ideal. Reservar tapado para que se conserve caliente.

• Mientras cuece , quitamos la cáscara a  las nueces y partimos groseramente

• Cortar el beicon en tiras finitas y dorar en una satén , sin nada de aceite, hasta que esté muy crujiente. Dejar escurrir sobre papel absorbente ya que el beicon habrá soltado su propia grasa.

• Poner en un bol la mostaza, el vinagre, la sal, y la pimienta. Mezclar al mismo tiempo que vamos añadiendo el aceite hasta emulsionar. Nos tiene que quedar como una mahonesa clarita.

• Ponemos los ramitos de brócoli en una fuente , añadimos la salsa y mezclamos para que la verdura se impregne de la salsa. Colocamos encima el beicon y las nueces.

• Espolvoreamos con cebollino picado , si no tenemos podemos poner perejil también picado finito, rociamos con un hilo de aceite de oliva virgen extra.







sábado, 25 de noviembre de 2017

SEPIA ESTOFADA CON SETAS








Una receta muy otoñal ,sobre todo si la hacemos con setas silvestres,  con las que además ganaremos en sabor.  Eso sí,  siempre asesorados por alguien que entienda de verdad o comprándolas en sitios de confianza. Pero si no tenemos esa oportunidad o nos da miedo (a mi la primera), siempre podemos recurrir a la seta cultivada o champiñon.
Es lo que he utilizado en esta receta, seta de cardo, champiñon blanco y champiñon portobello,  éste último es un champiñon también de cultivo, de un color marrón claro , de carne más firme y tersa que el blanco y también tiene más sabor.

A cocinar!!

INGREDIENTES





Una sepia de unos 750 grs, aproximadamente.
• 300 grs. de setas variadas.  En este caso, seta de cardo,  champiñon blanco y champiñon portobello.
• 150 grs. de tomate frito. A ser posible casero.
• 1/4 litro de caldo de pescado
•  2 dientes de ajo
• 50 grs. de almendras crudas
• 1/2 cebolla o una entera si es pequeña.
• 2 hojas de laurel
• Aceite de oliva virgen extra,  sal y pimienta negra

ELABORACIÓN 





 • En una cazuela, ponemos un poco de aceite y freímos los dientes de ajo enteros y pelados y las almendras. Cuando tengan un tono dorado , sin quemarse , y con ayuda de una espumadera retiramos y ponemos en el mortero .
• Ponemos la cebolla picada pequeñita y rehogamos. Cuando empieza a tomar color, añadimos la sepia cortada en trozos y freímos durante diez minutos.
• Añadimos el tomate frito,  las setas cortadas en trozos,  las hojas de laurel y el caldo caliente. Dejamos cocer a fuego lento hasta que la sepia esté tierna.
• Mientras, en el mortero majamos los ajos y las almendras con un poco de sal y pimienta. Añadimos este majado al guiso y dejamos cocer dos o tres minutos más para unificar sabores. Probamos para rectificar de sal, y a la mesa.


CONSEJOS





• Sí no tenéis caldo de pescado podéis ponerle un caldo de verduras, o en su defecto agua. Pero con el caldo esta mucho mejor . Yo siempre tengo caldo de verduras , de pollo y de pescado en el congelador.  El día que me pongo a hacer un caldo,  preparo una olla grande , después envaso en tarros de un cuarto de litro y siempre tengo para tirar de ellos a la hora de preparar un plato.
• Esta sepia,  si tenéis placa de gas, hacerla en una cazuela de barro. Queda genial.
• Cuando hagáis el majado , majar primero los ajos con la sal, para que os quede bien desechos y después añadir las almendras y las dejáis menos trituradas. Es agradable encontrarse los trocitos de almendra crujientes al comer.





.






jueves, 9 de noviembre de 2017

CALABAZA ASADA CON ESPECIAS 





Hay calabazas de invierno y de verano.  Ahora están en el mercado las cosechadas en verano, que son las mejores,  tienen una pulpa más carnosa y mayor aporte de agua.
 De la familia de las curcubitaceas , llega a España,  como muchos otros productos , desde América.
 Hay muchas variedades de calabazas, unas comestibles y otras de cáscara más dura que se utilizan como elementos decorativos.
 Una calabaza, después de secada, vaciada y tratada , utilizan los argentinos para beber el mate.
Una calabaza,  es también uno de los símbolos del peregrino del camino de Santiago, utilizada para llevar el agua.
Es rica en beta-caroteno y en vitamina A y C. Por su gran aporte de agua tiene pocas calorías.
Entre las variedades comestibles, una de las mejores para consumir por ese intenso calor anaranjado y por su sabor , es la llamada calabaza cacahuete o buttermut, alargada con forma de pera.  Es la que nosotros sembramos en el huerto. Además, sin abrirla , puede durar meses sin estropearse.
En mi casa siempre escuché a mi madre y mis tías decir que iban a comprar o iban a cocinar mogango (durante mi infancia muchas de las palabras que escuchaba y utilizaba , no llegaba a saber si eran portuguesas o españolas o una mezcla de ambas). Más tarde supe que en Portugal , la calabaza es "abóbora" y mogango es esta variedad en forma de pera .
Es tan versátil que igual hacemos con ella un plato salado o dulce.  Hoy os traigo una receta salada  y apta para vegetarianos y veganos.

Y vamos ya con la receta.




INGREDIENTES

• Una calabaza cacahuete (o mogango) de un kilo o kilo y medio
• 2  cucharaditas (de té) de semillas de cilantro
• 2 cucharaditas (de té )  de orégano seco
• 1/2 cucharadita (de té ) de semillas de hinojo
• 2 o 3 tomates secos
• 1 cucharadita (de té) de sal
• 1 cucharadita  (de té) de pimienta negra recién molida
• 1 diente de ajo
• 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.







ELABORACIÓN 

• Lavamos la calabaza muy bien porque la vamos a utilizar con la piel.  Cortamos por la mitad, a lo largo.  Quitamos las semillas.  Cortamos cada mitad en cuartos y estos al medio (siempre a lo largo) . Nos queda como si fueran tajadas de melón y de cada calabaza deben salir 8 tajadas aproximadamente.
• Trituramos los tomates secos con una picadora o batidora hasta tenerlos en trozos diminutos o casi polvo,  reservamos.
• Ponemos todas las hierbas aromáticas y las especias en un mortero, majamos bien con la mano del mortero. Añadimos la sal, el ajo, la pimienta negra y el polvo de tomate y seguimos majando. Añadimos el aceite de oliva y mezclamos bien hasta que sea una pasta bien integrada.
• Colocamos en una fuente de horno las tajadas de calabaza y las untamos con la mezcla.
• Horneamos a 200°, calor arriba y abajo,  durante 40 minutos , hasta que la calabaza esté tierna y la piel muy crujiente.
• En el momento de servir rociar con un hilo de aceite de oliva virgen extra.






CONSEJOS

• Cómo primer plato o como acompañamiento de un segundo .
• Si no tenéis tomates secos podéis sustituirlos por pimientos rojos secos, convirtiéndolos en polvo de la misma manera , o por una cucharadita de pasta de pimiento seco que venden ya preparada.
• En cualquier ciudad tenéis un mercado o una tienda especializada en especias. En Badajoz,  hasta hace poco, no teníamos nada. Yo aprovechaba para venir cargada cuando iba a Granada o a Madrid. Ahora tenemos "Semilla y Grano" en la calle Virgen de la Soledad , que además de especies , tienen legumbres normales y ecológicas,  harinas y un montón de cosas ricas.





domingo, 29 de octubre de 2017

EL BIZCOCHO DE MI MADRE ( O BIZCOCHO DE LECHE Y ACEITE )






Os recomiendo este bizcocho . Es el más sencillo de hacer,  rápido , con ingredientes que siempre tenemos en casa y sale jugoso y exquisito.
Es el que hacía siempre mi madre. Hasta el molde (os pongo una foto) es el que tenia ella. Un molde de esos de toda la vida. Tengo muchos, de diferentes tamaños y modelos,  de los nordic ware,  que son preciosos,  pero a este le tengo especial cariño,  y mira que está viejito.
A si que este bizcocho lo hago siempre en este molde.




INGREDIENTES





2 Huevos medianos
• 250 grs. de harina normal
• 170 grs. de azúcar
• 1 taza (de té ) de leche  (180 grs.)
• 1 taza (de té) de aceite de oliva virgen extra suave, (150 grs.)
• 1 sobre de levadura en polvo
• La ralladura de un limón
• Un pellizco de sal
• Mantequilla y harina para untar el molde


ELABORACIÓN



• Untar un molde de corona con mantequilla y espolvorear con harina , sacudiendo para eliminar el sobrante
• Precalentar el horno a 180°
• En un bol grande batimos los huevos con varillas eléctricas hasta que dupliquen su volumen y estén bien esponjosos.
• Añadimos el aceite, la leche, el azúcar y la ralladura de limón y batimos un poco más hasta que se integre todo.
• En otro bol mezclamos la harina con la levadura y el pellizco de sal y tamizamos con un colador.
• Ahora añadimos la tercera parte de la harina, ya tamizada, a la mezcla de huevos y con una espátula y movimientos envolventes mezclamos.  Cuando esté integrada echamos otra tercera parte de la harina, seguimos mezclando siempre con movimientos envolventes y cuando esté homogéneo ponemos el resto de la harina y repetimos el mismo proceso.
• Vertemos la mezcla en el molde y llevamos al horno, que habíamos calentado previamente, a 180°, durante unos 40 minutos. Pinchar con una brocheta y si no sale seca dejarlo unos minutos más.
• Sacar del horno,  dejar unos minutos y en cuanto podáis manipular el molde sin
quemaros, desmoldar y poner el bizcocho sobre una rejilla hasta que se enfríe.
• Una vez frio , espolvorear con azúcar glas con ayuda de un colador.




CONSEJOS

• Cuando prepareis el molde untar con la mantequilla justa , bien repartida por todo el molde y que no os quede ningún pegote. Igualmente cuando le pongáis la harina por encima , hacerlo con un colador y después con el molde boca abajo darle unos golpes para quitar el exceso de la misma
• Porqué tamizamos la harina?  Es un paso que a veces nos saltamos y no deberíamos. Te cuento : Por un lado deshacemos pequeños grumos que pueda tener la harina y deshacer ese apelmazamiento que a veces tiene de estar comprimida en el propio paquete.
Por otro ,  al tamizar conseguimos que las partículas de harina se separen unas de otras y se aireen, con esto metemos mas aire en la masa y  hará que nuestro bizcocho suba más y quede más esponjoso.
• La pizca de sal. Una pizca es justo lo que puedas cojer con las yemas de los dedos índice y pulgar.  Y sirve , en repostería , para potenciar el sabor dulce, facilita el horneado,  ayuda al color y a formar esa costra doradita.
• El tiempo y la temperatura del horno es orientativa. No hay dos hornos iguales.












viernes, 27 de octubre de 2017

FRUTAS DE OTOÑO


En primavera os enseñé como estaban los frutales del huerto, en flor. Como los Granados 





Y ahora ya estan así , para empezar a comérselas





El granado es uno de los frutales más antiguos que se conocen. Es originario de la región que abarca desde Irán hasta el Himalaya en la India.
Los Egipcios utilizaban el fruto como alimento, su zumo contra los parásitos intestinales y  flores y corteza para teñir telas y cuero.
En muchas culturas de la antigüedad era símbolo de fertilidad.
A Europa la traen los bereberes y popularmente se dice que la ciudad de Granada debe su nombre a esta fruta.
Figura en la iconografia religiosa,  judía y cristiana,  es mencionada en El Corán y en La Torá.
Tiene un gran poder antioxidante. Vitamina A, C y B6.

Son preciosas , creo que me seduce más su belleza y su color que su sabor,  aunque añadida a una ensalada me encanta.


Y los membrillos,  que os mostraba esta foto




Y están así. ......





En su punto para empezar con el dulce de membrillo.

El membrillero es originario de Asia Menor y el Caucaso. Llegó a España a través de Griegos y Romanos, que lo comían cocido y endulzado con miel.
Fueron los judíos sefardíes los que popularizaron el dulce de  membrillo allá por el siglo XII,  y hasta hoy,  que se sigue elaborando en España y Portugal de la misma forma que se hacía en la cocina sefardí , hace ya 9 siglos.
Existen variantes en Francia, Grecia y toda América Latina.


En mi casa,  además de la carne o dulce de membrillo , se ha hecho siempre cocido con azúcar y canela, así existe la posibilidad de ponerle poca azucar, ya que en el dulce de membrillo para que sea correcto, partirlo con cuchillo y que no se estropee , hay que ponerle siempre el mismo peso de azucar que de fruta.
Yo he hecho pruebas poniendo menos azucar y añadiendo gelatina , pero no me termina de gustar el resultado.

domingo, 22 de octubre de 2017


LOMO A LA SAL






 Hoy una receta con lomo. Suelo hacerlo cuando somos muchos y preparo una cena en plan buffet,  siempre tiene que haber algo de carne. Hecho de esta forma no queda seco, es rápido y lo podéis preparar el día antes.
Después se puede servir en frío o  con una salsa caliente en salsera para servirse a gusto de cada uno.
Y en unas tostas con unas rodajas de tomate fresco tenéis una cena rápida .
Espero que os guste.




INGREDIENTES 

• Un trozo de lomo de cerdo, entero, de aproximadamente un kilo o un poco más.
• Un kgrs. de sal de hornear
•  Unas ramas de romero fresco (ver consejos)
• Un poco de pimentón de la Vera
• Aceite de oliva virgen extra






ELABORACIÓN 

Encendemos el horno a 200 ° para que se vaya calentando mientras preparamos el lomo.
• En una fuente que pueda ir al horno colocamos una buena capa de sal, situamos encima el lomo, lo untamos con unas gotas de aceite , muy poco,  lo justo para que el pimentón se adhiera con más facilidad.
• Untamos bien el lomo con pimentón y colocamos encima unas ramas de romero.
• Cubrimos el lomo con el resto de la sal , hasta que esté bien tapado por todos lados.
• Introducimos en el horno , precalentado a 200 ° durante 50 mtos,  o hasta que veamos que la sal se cuartea.
• Sacamos del horno, esperamos unos minutos que enfríe un poco para manipularlo sin quemarnos y retiramos la sal y las ramas de romero
• Si no lo vamos a utilizar hasta el día siguiente , dejamos enfriar , envolvemos en film de cocina y guardamos en el frigorífico. Una hora antes de utilizarlo sacamos para atemperar.
• Antes de llevar a la mesa,  con un cuchillo bien afilado , cortamos en filetes finitos y colocamos en una bandeja.
• Podemos servirlo , espolvoreando un poco de pimentón de la Vera por encima,  unos granos de sal gorda y rociar con aceite de oliva.
• O preparar un par de salsas que os gusten y servirlas en salsera para que cada comensal se sirva a gusto, una salsa a la pimienta verde o una salsa roquefort le pueden ir bien.




 CONSEJOS

• Si el lomo no pesa más de un kg. es posible que os sobre un poco de sal
• Sí no tenéis romero fresco , podéis ponerlo seco o alguna otra hierba aromática , como orégano o tomillo.
• Otra variante que está igual de bueno , es cambiar el pimentón por pimienta negra molida y el romero por tomillo, en este caso seco y desmenuzado.  Mezclamos la pimienta con el tomillo y unas gotas de aceite y untamos bien el lomo. El resto del procedimiento igual.




domingo, 17 de septiembre de 2017

VASITOS DE FRUTA Y YOGURT







Hoy toca postre. Fácil,  rápido y resultón . Lo he hecho mucho este verano, porqué he tenido muchos albaricoques en el huerto y las cerezas son, como no podría ser de otra manera, cerezas de mi tierra, del Valle del Jerte. Pero podéis combinar las frutas que queráis; si son de temporada, mejor.
Y si elegís dos frutas de colores diferentes os quedará más bonito.  Con los ojos también se come.
Podéis combinar fresas y plátanos, mango y kiwi, melocotones y frutos rojos. Lo que se os ocurra,  o aprovechando las frutas que tengáis por casa.
La mermelada utilizada es de albaricoque, porque es una de las frutas del postre.  Si ponéis otra procurar poner mermelada de una de las dos frutas que lo compongan .
Es muy fácil hacer un par de tarros de mermelada casera. Tenéis una receta aquí





INGREDIENTES 

PARA 4 VASITOS 

. 8 Albaricoques
. 20 cerezas
. 2 yogures griegos naturales sin azúcar
. 125 grs. De queso de untar,  sin sal. Yo utilizo mascarpone
. 8 cucharaditas de mermelada de albaricoque
. Unas hojas de menta o hierbabuena.





ELABORACIÓN 

. Lavamos las frutas.  Quitamos el hueso a los albaricoques y las cerezas.
. Picamos 4 albaricoques y 10 cerezas en trozos pequeñitos, mezclamos y reservamos por separado.
. Picamos los otros 4 albaricoques y las otras 10 cerezas, también,  en trocitos pequeñitos y mezclamos las dos frutas en un bol. Reservamos.
. En un recipiente hondo, con varillas manuales, batimos el queso y los yogures hasta que estén bien mezclados y tengamos una crema con textura homogénea.
. Picamos las hojas de menta o hierbabuena muy finitas y agregamos a la crema. Mezclamos.  Ahora añadimos también la fruta que teníamos ya mezclada en el bol.
. Para el montaje del postre utilizamos vasitos individuales . Repartimos los albaricoques picados entre los cuatro vasitos. Encima de estos colocamos las cerezas que también teníamos picadas y reservadas.
. Sobre las cerezas ponemos la crema de queso y yogurt que ya teníamos mezclada con el resto de la fruta .
. Alisamos con una cuchara y cubrimos con dos cucharadas de mermelada de albaricoque.





CONSEJOS

.  Los vasitos que he utilizado hacen algo menos de 250 ml, y quedan bien llenos, hasta el borde .
. El único azúcar que lleva el postre es el de la propia fruta y la que le aporta la mermelada. Para el gusto de mi casa es suficiente.  Queda un postre fresco y ligero.
Si os gusta más dulce,  podéis poner el yogurt azucarado o bien echar una cucharada de azúcar a la crema de queso y yogurt.